martes, 25 de agosto de 2009

Una Fantasía Africana / An African Fantasy

.







De chico, era yo ávido lector del comic-book de Tarzán. Aunque no contaba todavía con un criterio estético formado, podía ya apreciar las virtudes artísticas de Jesse Marsh, que dibujaba las aventuras del hombre mono. Creo que aun más que Foster, Hogarth y Kubert (tods ellos maestros indiscutidos), Marsh capturaba la esencia de África en sus trazos. Pero también era cautivante la historieta "de relleno", "La Hermandad de la Lanza". Creada en 1951 por el guionista Gaylord DuBois y el mismo Marsh, narraba las peripecias de dos jóvenes príncipes, uno blanco (Dan-El), y el otro negro (Natongo), que reconquistaban las coronas de dos reinos perdidos, Aba-Zulu y Tungelu, que les habían sido usurpadas. Inspirada en los relatos de Edgar Rice Burroughs, esta historieta duró veinticinco años, lo que no es sorprendente si tomamos en cuenta algunas de sus cualidades. La primera, su tono épico ( con ribetes del mejor folletín de aventuras); la segunda, la naturaleza poco usual de sus protagonistas (era la primera vez que un negro y un blanco eran presentados como iguales, sin resabios de racismo solapado); la tercera, el arte incomparable de Russ Manning.
Marsh estuvo a cargo del dibujo sólo el primer año; luego le encomendó esa tarea a Manning, que había sido su ayudante. Manning la dibujó desde 1952 hasta 1966, año en que reemplaza a Marsh en Tarzán.
Personalmente, lo que me seducía era la poco común ambientación , para nada típica en el género de la "fantasía heroica", que abusa de los escenarios "medievales", cuasi-célticos o semi-escandinavos. El África salvaje y misteriosa era el marco de exóticas aventuras.
En el ciclo de "Timbuba, el Mundo Perdido", Eduardo y yo tratamos de evocar esa misma magia.









As a kid, I was an avid reader of Dell´s Tarzan comic-book. Even though my aesthetic criterion had not been fully formed, I could recognise and admire without reserves the art of Jesse Marsh. I believe that even more than Foster, Hogarth and Kubert (all of the undisputed masters), Marsh captured the essence of Africa in his drawings. But the back-up feature, "Brothers of the Spear", was also enthralling. Created in 1951 by the writer Gaylord DuBois and Marsh himself, it told the story of two young adventurers, one of them white (Dan-El), the other black (Natongo), who recover the crowns of two lost kingdoms, Aba-Zulu and Tungelu, which had been usurped from them. Inspired by the tales of Edgar Rice Burroughs, this comic, almost forgotten nowadays, ran for twenty-five years, which is not surprising if we take into account some of its qualities. The first one, its epic tone (with touches of the best pulp adventures); the second, the unusual nature of the two heroes - it was the first time a black man and a white one were presented as peers, without any condescending racist patronising; the third, the incomparable art of Russ Manning.
Marsh handled the art chores only during the first year; from 1952 to 1966, he passed on this task to Manning, his former assistant, who illustrated it up to '66, when he took up Tarzan from Marsh.
Personally, what I liked (and like) about "Brothers..." is the setting, quite uncommon in heroic fantasy, where "medieval", quasi-Celtic or semi-Scandinavian scenarios prevail "ad nauseam". In this feature, wild, mysterious Africa provided the backdrop for thrilling, exotic adventures.
In the "Timbuba, the Lost World" cycle, Eduardo and I try to evoke the same fascinating spirit of that cherished comic.

























































Todas las imágenes son copyright de Enrique Alcatena, menos las de "La Hermandad de la Lanza"

10 comentarios:

  1. No tengo palabras para describir el placer que siento mirando estos dibujos!!!...Y ni que hablar de la evocacion que me traen de las lecturas infantiles de Edgar Rice Burroughs, a quien sospechaba de escribir Tarzan en una casita de guardabarreras, porque creia haber leido en un Leoplan, o algo asi que lo era!

    ResponderEliminar
  2. Que ideas poderosas las de ER Burroughs, que sobreviven los años, y se bancan interpretaciones y reinterpretaciones, sin perder el lustre.
    Hermoso también usar 'otros' decorados para construir fantasías.

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente brillante. En las últimas dos páginas me confundí de instrumento, pensé que estaba viendo un birimbao. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Pusiste en esta historieta esas aldeas africanas que parecen esculturas?Esas que son blancas, como unos iglús de barro blanco.Se ven en el exorcista dos creo, el chabón camina por unos fierros al final.
    Digo, porque esas aldeas parecen salidas de una historieta tuya =)

    ResponderEliminar
  5. gracias por compartir este material, me encanto.

    ResponderEliminar
  6. Todo es excelente, pero los monstruos/dioses marinos son sublimes. Qué interesante y que bueno que te hayas podido dar el gusto de recrear esos elementos del pasado, eso que podría ser nada más que nostalgia lo transformaste en algo diferente y completamente tuyo. Esto lo digo también por lo de los Beatles.
    ¿esas páginas de la vieja historieta son tuyas, es decir, las escaneaste de tu colección? un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Oscar. Y qué entrañable imaginar a Edgar Rice Burroughs escribiendo sobre Pal-Ul-Don, Barsoom, Opar en su caseta de guardabarreras.
    Fernando, totalmente de acuerdo. Burroughs sigue siendo uno de los grandes narradores de aventuras fantásticas de todos los tiempos.
    No te equivocaste, Fackeate. Al fin de cuentas, el berimbao es un resabio de la vieja cultura africana que los esclavos traídos a Brasil no quisieron olvidar.
    Conocemos poco de las múltiples culturas de África, riquísimas en tradiciones diversas, Catriel, y no carentes de tesoros de arquitectura e ingeniería, como Axum o Zimbabwe.
    Gracias, Ruka, por pasar siempre por aquí.
    Sebastián, todas las criaturas extrañas que aparecen en estas páginas están basadas en la imaginería de los diversos pueblos de África. No fue casual que los artistas de las primeras décadas del siglo XX, con Picasso a la cabeza, quedaran impresionados por la sofisticada estilización del arte "primitivo" africano. Y sí, esas páginas de "La Hermandad de la Lanza" están escaneadas de viejas "Tarzán" editadas por Novaro a principios de los sesenta, algunas de las tantas revistas que guardo en casa y que no dejan de fogonear mi imaginación.

    ResponderEliminar
  8. Es un placer pasar por acá querido Quique!!! es un orgasmo visual,...enserio.

    Salut!

    Decur

    ResponderEliminar
  9. Quique, me quedé con ganas de saludarte en la muestra de Calvi/Delius.
    Cuando me avisó Loris que estabas, ya no te encontré.
    Espero conocerte en otra oportunidad.
    (Yo seguro presente mi libro ahí, pronto)

    Saludos!

    ResponderEliminar